|

Los hornos de laboratorio tienen aplicaciones de pruebas de materiales en múltiples industrias, por lo que hay muchos factores a tener en cuenta al elegir un horno de laboratorio para comprar. Esta entrada de blog presenta algunas de las características más importantes a tener en cuenta cuando usted está buscando un horno para la prueba de áridos, suelos, hormigón o asfalto.

Temperatura.

Busque un modelo con una clasificación de temperatura máxima superior a la requerida en las pruebas. Esto garantiza una mayor precisión y uniformidad durante el funcionamiento, así como una vida útil más prolongada, ya que el termostato, el controlador y los elementos calefactores no tienen que trabajar tan duro o con frecuencia.

Convección.

El calor se distribuye a través de la cámara de un horno de laboratorio, ya sea por convección por gravedad o por calado mecánico (borrador forzado) para calentar el contenido.

• Los hornos de gravedad dependen de las diferencias de temperatura y densidad en el aire para la circulación en la cámara, y esto puede resultar en manchas muertas. Estos hornos son ideales para aplicaciones de secado sencillas o en casos donde las corrientes de aire fuertes pueden desplazar materiales de muestra ligeros. A menudo son más económicos para comprar y operar.

• Los hornos mecánicos o de aire forzado tienen ventiladores que distribuyen el aire de forma activa a través de la cámara del horno para producir incluso calentamiento. Muchos estándares ASTM y AASHTO requieren el uso de un horno de tiro forzado. Las aplicaciones con múltiples muestras, mayor contenido de humedad y un nivel de precisión requerido pueden requerir convección por aire forzado.

Tamaño.

Las dimensiones internas de la cámara son un factor importante a tener en cuenta. La cámara necesita acomodar el tamaño y la forma de sus muestras, y usted debe pensar en el número de muestras que usted necesitaría cargar adentro en un momento dado. Si selecciona un tamaño de cámara basado en un número demasiado pequeño, el flujo de trabajo se ve obstaculizado. Una cámara demasiado grande significa desperdiciar espacio en su laboratorio y mayores costos de operación para calentar el área de la cámara no utilizada. Externamente, el horno necesita caber espacio disponible del piso y los espacios libres del techo, y usted debe poder moverlo adentro a través de las aberturas disponibles de la puerta. La mayoría de los modelos tienen estantes adicionales disponibles con interiores diseñados para el montaje.

Uniformidad.

La uniformidad en un horno de laboratorio es una medida de cuán consistente permanece la temperatura en varios puntos de la cámara. Los puntos fríos o calientes afectan la exactitud general y pueden afectar los resultados de las pruebas. Todos los fabricantes de hornos de renombre indicarán las calificaciones de uniformidad de sus modelos.

Fuente de energía

Usted debe saber la capacidad y la configuración de su suministro eléctrico y el tipo de gancho para arriba el horno requiere antes de comprar. Es posible que deba factorizar actualizaciones eléctricas o modificaciones antes de la instalación. Para algunos hornos, el amperaje puede incrementarse durante el período de puesta en marcha. Los hornos a gas también pueden ser una opción cuando gran capacidad las cámaras o las operaciones continuas se anticipan, y cuando la uniformidad reducida puede ser tolerada.

Ventilación.

Si los humos de las muestras calentadas son indeseables o peligrosos, el aire del horno debe ser ventilado hacia el exterior. En algunos casos, el horno puede colocarse debajo de una campana de humos con capacidad adecuada, pero muchos hornos tienen opciones para el escape directo de aire forzado a través de puertos incorporados y algunos modelos incluyen opciones para motores a prueba de explosiones. Las muestras con alto contenido de humedad también pueden requerir ventilación. Una ventilación segura y eficaz puede requerir los servicios de un profesional de climatización para diseñar e instalar un sistema óptimo.

Tiempo de recuperación.

Abrir la puerta del horno con frecuencia para agregar o quitar muestras pone una carga adicional en el sistema, ya que trata de hacer el calor perdido. Un tiempo de recuperación de temperatura corta es una característica de rendimiento deseable, pero sí requiere energía adicional. Si sus especificaciones llaman a un alto nivel de uniformidad y precisión, el tiempo de recuperación más corto será importante para usted. De lo contrario, la pérdida de calor puede controlarse satisfactoriamente limitando la frecuencia de apertura de la puerta y manteniendo una carga de muestra adecuada en la cámara.

Materiales.

Muchos hornos de laboratorio cuentan con interiores de acero inoxidable y construcción de estantes para resistir la corrosión y el deterioro. Si sus materiales no son particularmente corrosivos, usted podría considerar un modelo que tiene un interior de acero plateado o galvanizado como una opción económica. La construcción de la doble-pared y el buen aislamiento hacen un horno más económico funcionar, más uniforme, y funcionan con una superficie exterior más fresca para la seguridad agregada.

Opciones de control.

Muchas opciones de controlador están disponibles desde simples controladores de marcación analógica con termostatos bimetálicos hasta modelos digitales programables de alta precisión con funcionalidad de autodiagnóstico, registro y calibración, algunos incluso con acceso Web remoto. Cosas geniales, pero tendrás que equilibrar el costo de las características con los beneficios. Si su laboratorio tiene “personal ligero”, va a ser útil que un horno tenga puntos de ajuste cronometrados, automáticos o incluso de funcionamiento remoto y de protección de temperatura. Si el horno va a ser utilizado por los técnicos de nivel de entrada, tal vez más simple es mejor. El punto es pensarlo y tomar una decisión informada.

Gracias por leer. En COTECNO nos aseguramos de brindarle la mejor información y productos.

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

WordPress Themes
error: