A diferencia de la filtración gravimétrica simple, la utilización de una bomba de vacío crea un diferencial de presión para extraer el fluido de manera más eficaz a través del filtro.

Se debe tener cuidado de adaptar la bomba a la aplicación, ya que un vacío insuficiente prolongará el proceso, mientras que un vacío excesivo puede colapsar o romper el papel de filtro. Una solución sencilla para gestionar el nivel de vacío es equipar la bomba con un regulador de vacío y un manómetro.

La selección de la bomba está influenciada por varios factores, incluido el tamaño del filtro, la cantidad de filtros (si se usa un colector), el tamaño del recipiente y el tipo de medio. Las soluciones acuosas no requieren el mismo nivel de compatibilidad química que los ácidos y disolventes fuertes. Los recipientes más grandes requieren velocidades de flujo más altas, mientras que los medios viscosos requieren un vacío final más profundo.

Las consideraciones para seleccionar la bomba óptima incluyen:

  • Caudal en proporción al volumen del sistema
  • Funcionamiento sin aceite con excelente compatibilidad química
  • Control ajustable de niveles de vacío
  • Opciones de recuperación de solventes tanto en la entrada como en la salida

Contáctenos para discutir las bombas KNF y su aplicación única con uno de nuestros expertos técnicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.