“Estamos seguros que podremos investigar el lugar de una manera que nadie lo ha hecho antes”

Los arqueólogos siguen en la búsqueda de nuevas pistas de la cultura Maya. Es por esa razón que han decidido desplegar una serie de equipos tecnológicos para investigar todas las ruinas antiguas.

Muchos mitos surgen en base a la cultura Maya. Se rumorea la existencia de laberintos acuosos debajo de la gran pirámide conocida como “El Castillo”. También los arqueólogos creen que pueden existir cámaras ocultas en el corazón de este monumento.

En busca de pistas de la cultura Maya, científicos, ingenieros y arqueólogos han iniciado una búsqueda exhaustiva. Posiblemente sea la investigación más minuciosa realizada en 50 años en Chichen Itzá.

Científicos y arqueólogos en la búsqueda de pistas de la cultura Maya.

Científicos y arqueólogos en la búsqueda de pistas de la cultura Maya. Fotografía de Chris Millbern para National Geographic

“Una investigación a esta escala nunca se ha intentado. Sin embargo, estamos seguros que podremos investigar el lugar de una manera que nadie lo ha hecho. Lo más importante es enfrentar los mitos que se manejan sobre el monumento y obtener más pistas de la cultura Maya.” Fueron las palabras de Guillermo de Anda, arqueólogo subacuatico del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México.

Los habitantes mayas de esta zona tenían ciertas costumbres, ellos partían del hecho de que todo lo que conocemos se originó a nivel subterráneo. Las pistas de la cultura Maya indican que se esforzaron por apaciguar y atraer a los habitantes de este mundo espiritual.

También podría interesarte: ¡Nuevo Descubrimiento De Ciudad Perdida De 2500 Años En Grecia!

Los primeros arqueólogos y cazadores de tesoro en Chichen Itzá solían emplear técnicas destructivas. Dañando sitios antiguos para recoger artefactos e información. La nueva tecnología de bajo impacto, no destructiva, construida y adaptada por ingenieros de National Geographic permitirá estudiar artefactos sin dañarlos ni removerlos de su entorno.

Es un proyecto ambicioso que se plantea dure varios años. Estará caracterizado por la utilización de un radar de penetración de suelo (GPR) para ubicar pasadizos ocultos y revisar las paredes interiores de “El Castillo”. Esta tecnología de rastreo también servirá para realizar un mapeo de túneles y cuevas alrededor de la pirámide.

Se estima que aproximadamente 3.000 cenotes (cavernas con agua para los Maya) están ocultos en el bosque del sur de México. Los científicos están seguros que muchos de estos cenotes albergan importantes pistas de la cultura Maya. El equipo también utilizará sensores térmicos para penetrar en el denso follaje y localizar estos monumentos naturales.

Puedes leer más acerca de esta investigación en la página oficial de National Geographic

 

Leave a Reply

WordPress Themes

No se puede copiar